Para entender por qué no hay problema de sufrir intoxicación por dióxido de carbono o hipoxia, primero debemos entender los tamaños que tienen los gases que respiramos, así como los virus.

El tamaño sí importa

A simple vista podemos ver hasta 20 micras, que es el tamaño de algunos granos de polen, pero por debajo necesitamos ayuda de un microscopio con el que ver, por ejemplo, las bacterias, que tienen un tamaño de 0.25-5 micras. Los virus son mucho más pequeños por lo que es necesario medirlos en milésimas de micras, es decir, hay que medirlos en nanómetros.

En concreto, la familia del coronavirus tiene forma esférica y están rodeados de pinchos, por lo que los más pequeños miden 100 nanómetros y 280 lo más grandes, o lo que es lo mismo, 0.10-0.28 micras.

Si coronavirus mide 100 nanómetros (que es como dividir un metro en mil millones de parte y solo coger 100), el oxígeno que respiramos mide 0.15 nanómetros (667 veces más pequeño que el coronavirus) y el dióxido de carbono que expulsamos 0.33 nanómetros (303 veces más pequeño que el coronavirus).

Para que nos entendamos, sería como comparar la estatura de la libertad (92 metros) con una regla escolar (30 centímetros) y un boli bic (unos 15 centímetros).

¿Pasa el aire por los agujeros de las mascarillas?

Las mascarillas están preparadas para filtrar partículas que tengan un tamaño entre 0.3 y 0.6 micras, es decir, casi todas las partículas que estén entre esos tamaños serán filtradas, entre el 95-98% de ellas.

bulo mascarilla quirúrgica no produce hipoxia

Pero, además, recientemente se ha demostrado que las mascarillas con menos requerimientos, que son las que paran el 95% de partículas, pueden incluso parar con una eficacia del 89% las partículas de 0.02 micras. 

Como ves, si las mascarillas paran hasta casi todo lo que esté entre 0.3 y 0.6 micras y mucho de lo que mide más de 0.02 micras, los gases que respiramos no tienen ningún tipo de problema para atravesar la barrera y llegar a nuestro sistema respiratorio, pues son tan pequeños que se deben medir en nanómetros, pero para seguir con las micras aclaramos que el oxígeno mide 0.00015 micras y el dióxido de carbono 0.00033 micras. 

¿Por qué siento que no me llega el aire con la mascarilla?

Esto pasa porque las mascarillas están hechas de un tejido que no está tejido sino hecho de fibras sueltas enredadas a presión, por lo que la porosidad no es uniforme y el aire tiene que seguir un camino sinuoso hasta llegar a nuestros pulmones. 

Este pequeño esfuerzo de aspiración es cuantificado y aparece reflejado en el paquete de mascarillas como Presión Diferencial, medido en pascales (Pa/cm2), o respirabilidad como se dice coloquialmente.

A más presión para que pase el aire, más pascales, más esfuerzo al respirar. Tal y como señala el Ministerio de Sanidad, tiene que ser inferior a 60 Pa/cm2.

Tejido no tejido

¿Las mascarillas filtran el virus?

Sí, las mascarillas sí filtran el virus.

Si el tamaño del virus es más pequeño que el tamaño del filtro de la mascarilla, entonces, ¿por qué decimos que las mascarillas protegen?

Muy sencillo, porque el virus necesita estar dentro de un cuerpo para multiplicarse, y para entrar y salir del cuerpo solo lo puede hacer de humano a humano, montado en las partículas que expelemos al hablar, toser, cantar, estornudar, por la nariz y la boca, estas partículas son tan grandes, que podemos verlas a simple vista por lo que no caben a través de los poros de las mascarillas y el virus, no puede salir del cuerpo si no es en ellas. 

Por esto es tan importante llevar la mascarilla ajustada a la nariz, la barbilla y los mofletes, para que el aire solo pueda entrar y salir de nuestros pulmones una vez haya sido filtrado por la mascarilla. 

En el Facebook de Uncle Bob podemos ver un video en el que experimenta con diferentes aerosoles visibles, como los humanos,  y el uso de las mascarillas.

En la siguiente foto, Guille de Farmaenfurecida y Maribel Carod, nos explican qué es lo que NO debemos hacer con la mascarilla, para asegurar que el virus se queda en ella y no pasa a nuestras manos, nariz o boca.

co2 en la mascarilla

Además, solo tienes que pensar que para filtrar gases ya están las mascarillas antigás, como las que se usan en ataques químicos en guerras o los trabajadores que están en contacto con para pintura, polvo y vapores orgánicos. (aquí enlace de Amazon)

¿Te imaginas a los soldados protegiéndose con las quirúrgicas en medio de una guerra? 

¿Las mascarillas son seguras para las embarazadas?

, sí son seguras para las embarazadas.

Allá en el 2014 ya se estudió cómo afecta el uso de la N95 en situación de embarazo. Para ello compararon la respuesta de mujeres sanas no embarazas con la de mujeres sanas en avanzado estado de gestación.

Midieron, la saturación de oxígeno, el nivel de dióxido de carbono transcutáneo, la temperatura de la caja torácica, así como la aural, las percepciones esfuerzo y confort de las mujeres del estudio y por supuesto, el ritmo cardiaco del feto, para el que no encontraron ningún efecto del uso de mascarilla de la madre.

Además, expusieron a las mujeres a actividad física y ni aun así encontraron diferencias significativas entre ambos grupos, ni en medidas fisiológicas ni en las respuestas subjetivas de cada una. Por esto, las mascarillas son seguras para las embarazadas.

¡Ojo! “Diferencia significativa” no es lo que le han parecido los resultados al científico, es un término matemático y estadístico mesurable que se usa para determinar si hay o no diferencias significativas entre los estadísticos de las muestras comparadas.

Conclusión

Las mascarillas no producen hipoxia y nos protegen frente a un virus que la causa (aquí enlace a la hipoxia silente). Después de todo, ¿cuál es sentido de no llevarla?